Tom vs. Peyton, una rivalidad de tiempo completo 

EDGAR VALERO BERROSPE

El próximo día 24 se llevará cabo el denominado The Match, una confrontación de Golf, en el que participarán cuatro grandes del deporte, Tiger Woods, Phil Mickelson, Peyton Manning y Tom Brady,  buscando recaudar fondos para ayuda de las víctimas del covid-19, y que se efectuará en Palm Beach, Florida.

El evento en sí ya es extraordinario por la presencia de dos de los mejores golfistas de la historia, quienes ya se enfrentaron mano a mano hace dos años en Las Vegas con el triunfo de Mickelson y ahora se han sumado dos extraordinarios quarterbacks quienes mantuvieron a lo largo de 14 años una extraordinaria rivalidad en la que se enfrentaron en 17 ocasiones.

Brady hizo su primera aparición como titular de Nueva Inglaterra con una victoria ante Manning y los Colts 44-13 en la campaña del 2001 y ahí comenzó la historia.

Peyton pudo haberse ido con un único anillo de Súper Bowl, aquel que obtuvo al derrotar a los Osos de Chicago en 2007, pues en su segunda oportunidad cayó ante el implacable Drew Brees y los Santos de Nueva Orléans en 2010, siendo el más grande ídolo que haya tenido la franquicia de los Potros desde su mudanza a Indianápolis.

Sin embargo, cuando ya no tuvo cabida en la organización tras su lesión del cuello que le costó la campaña completa del 2011, hizo la transición y aceptó la invitación de John Elway en 2012 para irse a Denver y llevó a los Potros, a ganar el campeonato de la NFL en la campaña del 2015, la temporada en que dijo adiós a los emparrillados.

Peyton sin embargo, antes de alcanzar de nuevo la gloria tuvo que sufrir una humillante derrota ante los Halcones Marinos de Seattle bajo el crudo invierno neoyorquino en Febrero del 2014, jugando en el nuevo estadio de los Gigantes a los que su hermano menor, Eli, ya había llevado a su vez a obtener dos nuevas coronas de la NFL.

En el camino, el mayor de los Manning se topó con Tom Brady, a quien sus números avalan como el mejor pasador en la historia de la liga perfecta, y, aunque muchos lo critiquen,  yo sigo pensando que los de esta generación, y varias que vienen atrás de nosotros, nos vamos a ir sin ver a otro jugador que logre la proeza de obtener seis anillos de campeón del Súper Bowl.

Y fue una rivalidad que nació, se vivió y se terminó literalmente hasta el último duelo que sostuvieron. Yo tuve la suerte de verlos frente frente varias veces. La primera en aquel ya desaparecido RCA Dome de Indianápolis,  donde luego de tener una gran ventaja al medio tiempo en el juego de campeonato de la Conferencia Americana en Enero de 2007, los Potros vinieron de atrás para imponerse 38-34 en un extraordinario duelo.

Ese día finalmente, Manning vencía a Brady en un partido importante y se cobraba la revancha de lo acontecido en Enero de 2004 donde fue Brady, rumbo a ganar su segundo Súper Bowl, quien comandó a los Pats a la victoria, 24-14. Se podría decir que a partir del triunfo de los Colts en 2005, Brady no le volvió a ganar nunca un partido trascendente a ninguno de los dos Manning.

Desde entonces no me volví a perder un solo juego, de temporada regular o de postemporada entre estos dos titanes, bueno entre los tres agregando a Eli. En 2008, los Pats llegaron por vías alternas al Súper Tazón pero fueron humillados de forma inesperada por los Gigantes que acabaron con la temporada perfecta de Nueva Inglaterra.

El siguiente viaje al Súper Bowl para los Patriotas terminó en otra derrota ante el menor de los Manning, en Febrero del 2012, ¿quién lo diría? En el Lucas Oil Stadium, la nueva casa de los Potros en Indianápolis, que había sido inaugurado por Peyton unos años atrás. 

Cuando Brady y Peyton se vieron de nuevo las caras en el juego de campeonato de la AFC, fue en el Estadio de la Milla Alta en Denver y los Broncos tenían a su flamante pasador que había llegado el año anterior. Denver acostumbrado desde que se retiró John Elway a no ser protagonista, no habían vuelto a encontrar a un verdadero líder. Y con una magistral actuación de un ya más veterano que su rival, Manning, llevó a su equipo al juego de campeonato de la NFL tras derrotar a los Patriotas y Brady, de nuevo, ahora con marcador de 26-16. 

Y aunque en el nuevo estadio de los Gigantes (¿casualidad?) los Broncos fueron derrotados por Seattle, eso quedó como una anécdota del invierno del 2013-14, pues dos años más tarde, y con los mismos pasadores como protagonistas, Peyton y Tom, Denver volvió ganar el juego de campeonato y el boleto al Súper Domingo, al imponerse 20-18 en un frenético partido jugando en casa.

Esa fue la última vez que estuvieron frente a frente. Manning fue dueño de muchos récords de los que se han apropiado Brady y Drew Brees, (que en otro tema del Destino, es el líder del equipo donde Archie Manning, papá de Peyton e Eli pasó casi toda su carrera con poco éxito), pero en la suma global de los logros, nadie igualará en muchos años a Tom Brady.

Pero el respeto prevalece. Aunque Peyton haya ganado menos juegos en la historia de su rivalidad, ganó en su mayoría,  los más importantes. En total se enfrentaron en 17 ocasiones, Brady ganó 11 de ellas, pero de las 6 que perdió,  tres fueron en el juego de campeonato de la AFC, una contra los Colts y dos ante los Broncos. 

Otra gran curiosidad que queda, es que quien resultó ganador en 4 de los 5 encuentros de postemporada fue al Súper Bowl para ganarlo. Brady y los Patriotas en 2003 (playoff divisional) y 2004, y Manning en 2006 con los Colts y 2015 con los Broncos. Solo el vencedor del 2013, Peyton, cayó en el juego grande ante Seattle. 

Hay quien a esto le llama historia. Yo creo que se llama Destino. Tom hizo su primera apertura ante Peyton y Peyton jugó el último partido de su carrera en que podía haberlo hecho, ante Brady, después, solo el Súper Bowl y se fue… Lo demas que se diga, sí, pueden decirle como sea…

A %d blogueros les gusta esto: