¡Regresa a mí! el calvario de Julia Roberts como madre

Julia Roberts se desviste del glamour y personifica a una madre atormentada por tener un hijo drogadicto en la cinta ¡Regresa a mí!, que ofrece el lado oscuro de las drogas del que a Hollywood no le gusta hablar.

Sin efectos especiales, sin grandes eventos en la trama, la película de Peter Hedges narra lo que pasa en una cuantas horas cuando un hijo adicto, en tratamiento de rehabilitación, regresa a casa para la Navidad.

Roberts encarna a una madre -yo diría muy mexicana- capaz de todo por salvar a su hijo, incluso meterse al baño para comprobar su examen de orina, pero al final solidaria hasta ponerse en riesgo ella misma.

En época de reflexiones sobre las consecuencias sociales del uso de drogas, la cinta nos hace ver el lado que las películas estadounidenses se niegan a reconocer sobre el uso de tóxicos, casi siempre reflejados como divertidos en todas sus tramas.

Muy pertinente para padres de familia.

A %d blogueros les gusta esto: