Recordemos al Increíble Profesor Zovek, a 46 años de su muerte

Este 10 de marzo se conmemora el 46 aniversario de la muerte del “Increíble Profesor Zovek”, escapista destacado, personaje adelantado a su tiempo y ligado al Estado de México, muy particularmente a Cuautitlán Izcalli, por ser en este territorio donde intentó su, esta sí, última hazaña.
Las primeras planas de los diarios del 11 de marzo de 1972 daban a conocer la noticia: “Se mató Zovek”, “Al final lo venció la muerte”.
Ese 10 de marzo, Zovec acudió a la inauguración del Circo de los Hermanos Suárez que se instaló a un costado de la iglesia de Juan Diego, la llamada Plaza de la Cruz, donde se unen Cuautitlán y Cuautitlán Izcalli.
Zovek intentaría descender de un helicóptero colgado de una cuerda, con el propósito de atraer público y el circo de sus amigos registrara gran entrada, ya que necesitaban dinero para reponer su carpa.
Con Javier Merino como piloto, el pájaro de acero bajaba ante la atenta mirada del público. Todo iba conforme a lo planeado, sólo que, fuera de guión, el helicóptero emprendió el ascenso con el Increíble Profesor Zovek balanceando angustiosamente y dando vueltas como fuera de control.
A pesar de su notoria fortaleza física, Zovek no soportó mucho tiempo y soltó la cuerda en la quinta vuelta. Se desplomó en la parte posterior de una fábrica de Dispositivos Electrónicos.
: “El helicóptero descendió cerca del sitio donde cayó el profesor Zovek, cuando llegó la policía se elevó y se perdió de vista”, contó un testigo.
Zovek fue trasladado al Hospital Civil, pero nada pudo hacerse por salvarle la vida a quien se llamó Francisco Xavier Chapa del Bosque. Fracturas en el cráneo, tórax y otras partes del cuerpo terminaron con su vida.
Se desataron decenas de versiones en torno a la misteriosa muerte, hasta el chiste ese de que a Zovek lo había matado el Santo… trancazo que se dio al caer…
Donde perdió la vida Zovek en marzo de 1972, aún era Cuautitlán México, pero meses después, el 23 de junio de 1973, se convirtió en territorio de Cuautitlán Izcalli.
Murió el hombre, pero nació la leyenda de Zovek.

A %d blogueros les gusta esto: