Niños y abuelitos afectados por sismos 

 Los sismos de septiembre dejaron honda huella en los mexicanos y tal vez causaron más estragos en la vida de niños y abuelitos. Estremecía ver la ayuda de los jóvenes, pero más aún ver imágenes de abuelitos voluntarios, damnificados o donadores, cuyas fotos le dieron la vuelta al mundo. Tan sólo en Morelos datos oficiales aseguran que más de 800 perdieron su hogar. En Oaxaca una tercera parte de los 98 muertos del primer sismo eran ancianos. Por ello el INAMAP ofreció talleres para ayudarlos a recuperar el equilibrio emocional y volver a la normalidad. Además de que organismos de gobierno les brindaron apoyo económico.

En relación a los niños, no hay datos oficiales de las zonas afectadas, aunque tristemente se sabe que en la Ciudad de México el sismo dejó a 34 pequeños sin padre o madre por lo que el gobierno ya realiza gestiones legales para que queden a cargo de familiares. La ayuda para otros niños fue diferente, hubo grupos que recolectaron peluches, colores o libros de iluminar para facilitar su recuperación, inclusive surgieron dos libros para explicarles este fenómeno natural. Y ni hablar de los trabajos en casa para prepararlos y reincorporarlos a clases. Lo cierto es que la situación es delicada porque con la llegada de UNICEF a Puebla, Morelos, Oaxaca, Chiapas y Ciudad de México el organismo asegura que hay 7 millones de niños afectados por los dos sismos por lo que apoyará con 4.2 millones de dólares.

Así que el trabajo de los gobiernos locales afectados no terminó con la remoción de escombros, recuperación de cuerpos o la ayuda a damnificados, todavía hay mucho trabajo por hacer.

 

A %d blogueros les gusta esto: