MLS-Liga MX-FMF… El “dulce engaño” de los millones…

EDGAR VALERO BERROSPE

Hace 25 años la MLS era apenas el atisbo de un nuevo proyecto de futbol en los Estados Unidos, acaba de pasar el Mundial de 1994 y en febrero de 1995, en teoría, todo estaba listo para el gran lanzamiento de lo que buscaba un grupo de aventurados empresarios, el éxito de un terreno casi inexplorado, hasta cierto punto virgen y que había quedado en “muchas ganas” en la década de los 70´s cuando la NASL hizo su experimento trayendo entre otros, a Pelé, Beckenbauer, Leonardo Cuellar, Hugo Sánchez y otros jugadores de renombre.

La fórmula del aranque incluyó que famosos como Jorge Campos fueran de los primeros aventurados en incorporarse a la nueva liga, que, sin embago, siete años después de haber comenzado, también se dieron cuenta que no bastaba con tener la visión de que para el año 2010, Estados Unidos fuera quien tomara la posición de mando de la Concacaf y el jugoso premio de los millones de dólares. 

Los americanos ya habían explotado el patrocinio de Nike y 100 millones de dólares para la Selección de Estados Unidos dirigda en un principio por Bora Milutinivoc, pero supieron combinar la presencia de otro gigante deportivo, Adidas, quien instauró un proyecto de promoción de jovenes que dio como resultado que entre otros, aparecieran los que fueron las máximas estrellas de la liga y del país la siguiente década, Michael Bradley, Landon Donovan, Tim Howard y Clint Dempsey.

A pesar de la pérdida de más de 300 millones de dólares y jugar con estadios semi vacios las primeras cinco temporadas, la presencia de visionarios como Lamar Hunt, cuya empresa llegó a operar hasta tres franquicias de manera simultánea y Phil Anchutz AEG que manejaba seis, la MLS supo hacer la transición, dejar los experimentos a un lado y adopto las reglas del International Board de la FIFA en 2004, invirtió pagando derechos de tranmisión de los Mundiales del 2002 y 2006 para revenderlos más baratos a los canales de televisión, y ahí comenzó un crecimiento que  no se ha detenido.

La MLS se ha ido consolidando, literalmente aprovechando la fama de la Selección Mexicana y el contrato multianual y multimillonario que firmó la Federación Mexicana de Futbol con Soccer United Marketing, una empresa propiedad de los dueños de los equipos de la liga, para hacer crecer el mercado del futbol de Estados Unidos, literalmente dándole un dulce, monumental, pero dulce al fin a los directivos mexicanos, quienes sin saberlo, se confiormaron con recibir según los números globales, apenas el 30% de un negocio aún más grande y más valioso y que los ha dejado satisfechos.

Esta año, al celebrar su temporada 25 que inició el fin de semana anterior, la MLS nos ha dado un revolcón emocional impresionante, pues con la presencia de dos de los mejores e importantes jugadores mexicanos, Carlos Vela y Javier Hernández, exaltados como capitanes de las dos franquicias de la ciudad de Los Angeles, nos robaron el show y finalmente, nos enseñaron los dientes mientras seguíamos soñando que la Liga MX es la más importante de Norteamerica.

Aun Guadalajara y América tienen entradas constantes más importantes que la mayoría de los equipos en Estados Unidos, pero el promedio de asistencia ya es similar, los ingresos allá se han disparado de forma astronómica hasta alcanzar a ser la décima liga del mundo en cuestiones de ventas de publicidad, ingresos de televisión y otros conceptos. México va a la zaga cuatro sitios después. 

A la par de esta situación, la MLS finalmente ha explotado, llevándose a gran parte del talento de la Liga MX no sólo mexicanos como los mencionados además de Oswaldo Alanís, Alan Pulido y Rodolfo Pizarro, por quienes pagaron en conjunto casi 30 millones de dólares (otro dulce escandalosamente inesperado), sino a otros elementos descubiertos por directivos mexicanos y proyectados al estrellato como Lucas Zelarayan y Lucas Cavalinni, hasta totalizar 17 jugadores de nuestro futbol, con un dispendio superior a los 90 millones de dólares, sin contar, obvio, los 10 millones de euros que se pagaron al Sevilla por el “chicharito”.

No es una locura pensar que esta temporada, cuando sea el fin de semana del Día de las Madres y se vean las caras el Galaxy y el Los Angeles FC, el rating llegue a igualar al de un América-Guadalajara de cualquier temporada sin que haya nada de por medio, como una liguilla o algo por el estilo.

Estoy seguro que la Liga MX y la FMF, lamentarán más pronto que después, el no haber hecho un análisis profundo de la cuestión económica y el como sucumbieron ante los “espejitos” de SUM, quienes les pagaron mucho dinero, pero mucho menos de lo que debieron haber recibido a cambio de entregar el potencial de nuestro futbol, que está siendo trasferido, hombre por hombre, de forma lenta pero segura, al futbol de Estados Unidos… A las pruebas me remito..

A %d blogueros les gusta esto: