Mexicanos, condenados a la falta de salud

DANIEL ESPARZA

www.institutodecomunicacionestrategica.com

La reciente promoción de los programas de actividad física del IMSS, ISSSTE, además de no ser nueva sigue sin ahondar en la enorme falta de cultura física en el mexicano.

#Covid #Coronavirus #NuevaNormalidad

A pesar de que desde los años 80 el concepto de salud cambio radicalmente del  tradicional que la define como la simple ausencia de enfermedades, para entenderse como “un equilibrio dinámico y positivo ubicado entre las capacidades y potencialidades biológicas, psicológicas, sociales del sujeto y las condiciones medioambientales en las que éste se desenvuelve”[1].

Esta concepción da un lugar preponderante al sujeto como ente dinámico y participativo, en cuya salud también influyen los hábitos de consumo, los sistemas de trabajo, el diseño de las ciudades, la calidad ambiental, la salubridad del aire, la autogestión del tiempo libre, la interacción dinámica con el entorno, la responsabilidad individual y social en la reproducción del espacio en que se vive.

Desafortunadamente, a pesar de que desde Hipócrates la Actividad Física ya estaba considerada como medio de prevención de la salud, nuestra Ley General de salud no contiene de manera explícita ningún rubro relativo a la educación física, la actividad física y el ejercicio, su promoción, sus programas o su control.

Esto se debe a que históricamente, desde 1908, la materia siempre ha estado supeditada al Sistema de Educación, NUNCA AL SISTEMA DE SALUD.

En este marco, la Ley Orgánica de la Administración Pública federal, otorga las atribuciones de cultura física y deporte a la SEP, la cual no las vincula con la salud, sino con la formación integral del alumno.

De tal forma programas como los del IMSS y el ISSSTE, de la actualidad, han sido “píldoras” que los gobiernos en turno han inventado para justificar la falta de un programa nacional de promoción de la salud a través del deporte y la actividad física.

Del mismo modo, las autoridades educativas se han reinventado programas de masificación deportiva que nunca atienden el problema principal: aumento de clases de activación física y mayor contratación de maestros de educación física para difundirlas a nivel escolar y social.

Hoy, que el Covid pone en evidencia la falta de salud en los sectores más desprotegidos de la población, no por la aparición de enfermedades crónicas, sino por la falta de condiciones medio ambientales, hábitos y conductas saludables.

Sólo en este entorno puede entenderse el por qué la Organización Mundial de Salud considera la pobreza y la incultura como dos de las principales causas que provocan enfermedades. Es obvio que ambos factores no producen ningún virus o contagio en el sentido biológico, pero si auspician un caldo de cultivo donde pueden proliferar las enfermedades en las sociedades modernas.

Hoy ese caldo de cultivo está matando a miles de mexicanos.

[1] (Ceballos Gurrola, Alvarez Bermúdez, Torres Bugdud, & Casterad Zaragoza, 2009) p.p.10

A %d blogueros les gusta esto: