Metepec, donde el Evangelio se hizo barro

A hora y media de la CDMX se encuentra el Pueblo Mágico de Metepec, donde la evangelización creó la escultura del Árbol de la Vida, la cual perdura hasta nuestros días.

Fueron alfareros nativos de este pueblo, quienes crearon una recreación visual del Génesis bíblico, con el que los Franciscanos trataron de evangelizar a los nativos de esta región.

Esta recreación sigue vigente hasta nuestros días, aunque ahora incluyen representaciones de otros pasajes bíblicos, como el de la Arca de Noé, pero también pasajes referentes a otras tradiciones, como el día de Muertos o fiestas religiosas.

En el Centro Histórico de este pueblo se encuentra el Museo del Barro que alberga una gran colección de árboles de la vida, con temas diveros, pero también piezas de alfarería inéditas como la olla de barro más grande del mundo, certificada por el Récord Guiness.

El pueblo celebra a San Isidro Labarador, cuya imagen es reproducida a través de granos de semillas en murales llenos de colorido que se encuentran en este Museo.

Un destino que no puedes dejar de visitar.

A %d blogueros les gusta esto: