Liga MX Vs MLS… El “gigante” contra el “aspirante a gigante”

EDGAR VALERO BERROSPE

Ya le he dicho en repetidas ocasiones que esa odiosa expresión que emplean muchos colegas para justificar cuando el Tri o algún equipo de la Liga es regresado a la faz de la tierra, “es que las distancias se han reducido”, no es válida porque la verdad es que jamás exisitieron.

Nada más, a nivel selección, recordar que una vez que los equipos de Centro América y el propio Estados Unidos tuvieron donde jugar sus partidos eliminatorios en vez de jugarlos todos en territorio mexicano, a partir de 1962, las cosas han estado poquito menos que “de la patada”.

Nos dejaron fuera en el 73, en el 81, al 90 no nos invitaron por tramposos, al 94 apenitas le ganamos a Canadá, en el 2002 y en el 2010 San Javier Aguirre nos hizo el favorcito, y para Brasil 2014 otro santo, San Piojo, fue hasta Nueva Zelanda a rescatar el maltrecho prestigio azteca en el repechaje mundialista. Tal vez a nivel de clubes la diferencia sea más notable, pero, como usted seguramente ya estará empezando a darse cuenta, el otro “gigante”, el del Norte de nuestra frontera, ya empezó a despertar.

A partir de hoy se juegan tres series decisivas de la Champions Region IV, donde tres equipos mexicanos se verán las caras con tres equipos de la MLS, la “liguita” esta que se pronto se nos empezó a subir a las barbas con equipos competitivos, contratos extraordinarios, contratación de estrellas extranjeras, dígase no mexicanos y mexicanos. Tienen a la mitad de la delantera, dependiendo de lo que diga el “Tata” Martino, del equipo nacional con Carlos Vela, Javier Hernández, no se si Alan Pulido sea material o no del Tri, pero ahí está.

Y luego, Rodolfo Pizarro y Jonathan Dos Santos en la media cancha y hasta el defensor Oswaldo Alanís, más lo que se acumule en los próximos meses, aunado a una legión impresionante de seleccionados nacionales de donde sea, y cuando le digo de donde sea, le menciono, por ejemplo, al compañero de Vela en Los Angeles FC, el libio Mohamed Al Monir quien se desempeña en la defensa del cuadro californiano y ha sido 16 veces seleccionado nacional de su país. 

Entonces, en donde siempre ganábamos (esperamos que se mantenga la tendencia), sucede que es donde mejor se ha reforzado la MLS. Los rivales de América (esta noche, el Atlanta United, campeón del 2018 en la liga), de Tigres (el New York City) y de Cruz Azul (LA FC), no son cuadros de mediano nivel, sino equipos que han invertido en tener nóminas importantes para obtener resultados en tres mercados altamente competitivos.

Digo, porque el Atlanta juega en el estadio de los Falcons, y nadie puede negar el éxito de los Bravos. EL New York City está en el mercado más importante del mundo, donde nada más está la franquicia más valiosa del deporte internacional, los Bombarderos del Bronx, los Yankees de Nueva York y súmele a los Giants, a los Jets, a los Mets, a los Knicks, a los Rangers, a los Nets; así que figurar en esos lugares no es sencillo sino se tiene un equipo que sea interesante. En Los Angeles por supuesto, atiborrado de equipos de todo tipo pasa lo mismo.

Entonces, no se nos olvide que el equipo de Vela eliminó y con mucha categoría al León que está jugando estupendamente bien en la Liga MX, en lo que fue el primer round de la pelea y lo perdimos. Los Angeles tiene a seis seleccionados nacionales, el United a cuatro y el City, que por si usted le interesaba saber, juega en el Yankee Stadium, tiene a ocho. Vale la pena aclarar, que el duelo de esta noche será en la Red Bull Arena de Nueva Jersey donde jugaba Rafa Márquez. Claro que de nuestro lado también hablamos de equipos poderosos, con una gran cantidad de seleccionados, pero las cosas, créame, están cambiando.

Y en el curso de las dos próximas semanas veremos si dos de los más embalados equipos mexicanos, Cruz Azul y América sobreviven ante los apenas desempacados de la pretemporada equipos de la MLS. Tigres se cocina aparte porque no anda bien, por el momento, y su rival parece ser el menos peligroso de los que veremos enfrente. Pero que no le extrañe si México no avanza con carro completo a las semifinales de la Concachampions. Es real, no es que nos hayan crecido los enanos, lo que pasa es que el otro “gigante”, estaba dormido…

A %d blogueros les gusta esto: