LA TRAGEDIA DE CHIMALPOPOCA Y BOLÍVAR

Una cruz tras otra. Un altar aquí y otro allá…

Es… ¡era! el edificio de media manzana que estuvo en la esquina de Chimalpopoca y Bolívar, en el llamado Centro Histórico.

No hay aquí voluntarios que repartan comida… no hacen falta. Los deudos de esas decenas de personas que fallecieron aquí ni hambre deben tener.

De un momento a otro, este 19-S la vida les cambió.

La señora que vende dulces en la esquina de la Bodega Aurrerá (Bolívar y Bouturini) cuenta que esa tarde no había mucha gente trabajando en la textilera, pero también subraya que no le consta que hayan alcanzado a salir. Ella alcanzó a correr, pues su ubicación era justo en la esquina de la desgracia.

Dice que muchas personas de nacionalidad china habitaban el inmueble hoy inexistente.

A lado del trágico edificio hay una escuela, quizá Kinder; los salones quedaron al desnudo con el derrumbe. A lado también, un estacionamiento con autos desechos, aplastados.

Tragedia mayúscula, sin duda. Qué bien que no pasó a mayores con los pequeños estudiantes de junto, pero qué mal por los jóvenes y adultos que quedaron sepultados donde ahora yacen esos altares, esas cruces, esos reclamos en aerosol plasmados en paredes.

Dios las guarde, Dios los guarde…

A %d blogueros les gusta esto: