La ropa sucia no siempre se lava en casa… 

EDGAR VALERO BERROSPE

Las razones escondidas o no tanto que reflejan las diferencias entre los presidentes de dos grupos prominentes del futbol mexicano encabezados por Alejandro Irarragorri, ahora presidente de Grupo Orlegi y no se, la verdad, que tan dueño o que porcentaje tenga de Santos, Atlas y Tampico Madero y Jesús Martínez de Grupo Pachuca, que también es uno de los multipropietarios del balompié mexicano, con Pachuca, León y Mineros de Zacatecas, no son de ahora y tienen un antecedente nebuloso en el pasado reciente.

Cuando Jesús Martínez vio que sus intentos de ser “cercano” a Emilio Azcárraga Jean hace algunos años, no prosperaron y que al mismo tiempo en TV Azteca ya no era visto con tan buenos ojos precisamente por eso, fue cuando inició su mudanza hacia Fox Sports.

Martínez fue asesorado en su momento por su periodista de cabecera Raúl Orvañanos, quien investido además con un puesto de director de alianzas en la televisora en la anterior administración, que también debo confesar que ignoro si lo sigue ejerciendo, porque el mandamás en México es Ernesto López, un afamado periodista que emergió victorioso de su paso por Grupo Reforma, y ahí fue donde se “rompió el cochinito” y el dominio absoluto que habían ejercido Televisa y Televisión Azteca en cuanto a los derechos de transmisión por televisión.

Pachuca fue pionero, le siguió el León, que con cierto capital del ingeniero Carlos Slim sirvió también como punta de lanza para sumar a Claro Sports, el canal que forma parte del corporativo de Grupo Carso, dentro del negocio de la televisión. 

Por su parte, Santos, ya en propiedad de Irarragorri o de su grupo donde figuraba un “White”, de los de la familia “Cañedo”, fue de los que aparecieron en la lista dentro de las aspiraciones de ESPN vía TV Azteca de participar en el ambicionado mercado mexicano del futbol aunque también recaló con Fox. 

En menos de lo que le cuento sucedió una estampida. Rayados ya se iba y regresó y finalmente se casó con Fox. Chivas ha estado con que se va, se va y no se ha ido, es más ahora está con todos, pero ya no hay más aquella división de equipos entre los dos grandotes, sino que se ha pulverizado con la participación de Grupo Imagen, que evidentemente quería los derechos de su propio equipo, el Querétaro (aunque ya lo vendió) y le siguen otros como Tijuana, incluso el engendro ese que pretenden sea llamado televisora denominado “la Octava” (no se si se refiere a que su nivel no es de primera ni segunda sino de octava) se metió a transmitir los juegos del San Luis y otras cosas que le dejaron como sobras o transmisiones compartidas.

En la desaparecida Liga de Ascenso en la repartición de las rebanadas aparecen incluso otras empresas como Canal 44 de Guadalajara que transmitía a los Leones Negros de la U de G y PCTV con Cimarrones de Hermosillo, aunque casi todo el mercado es de Claro, Fox e ESPN.

Es decir, tanto Martínez como Irarragorri encontraron el camino para lograr sus objetivos, aunque en el tema del futbol nacional a nivel selección y sus derechos, el agarrón que se dieron hace unos tres años durante la renovación con Televisa por parte de la FMF, fue lo que acabó por descomponer su relación, si es que alguna vez hubo una. 

El dueño de Santos, únicamente Santos en esos días, dijo que había un grupo de directivos o dueños que se habían amafiado de alguna manera para arreglar “en lo oscurito” el nuevo contrato de la Selección,con cláusulas leoninas en él, aunque se negó a que Telemundo y América Móvil participaran en la obtención de esa propiedad, algo que sí apoyaba Martínez, evidentemente. 

Al mismo tiempo José Ramón Fernández, investido de paladín de la justicia futbolera, alegó en favor, evidentemente, de la empresa que lo rescató y revivió, ESPN, señalando que el contrato era prácticamente un fraude, olvidando que él mismo había firmado ese acuerdo cuando era funcionario de Televisión Azteca. Martínez ya no hablaba a favor de sus pretendidos amigos, aunque quien tenía la razón era Televisa.

Y es que el famoso contrato de la FMF con Televisa, tiene una cláusula muy clara que le permite a la televisora del señor Emilio Azcárraga hacer una oferta, y si esta es declinada, podrá igualar cualquiera otra oferta que se presente si esta deja satisfecha a la Federación y con ello, retener los derechos. El titular de Pachuca dijo que había muchas otras opciones y que era inaudito, palabras más, palabras menos, no lo cito textualmente, que había televisoras (Telemundo y América Móvil) que pagarían mucho más de lo que pagaba Televisa. Lo cual, evidentemente, tampoco era cierto.

Ahora el pleito ha sido por la Liga de Ascenso que ya murió con las protestas de Martínez y la complacencia del de Santos tratando de cuidar al Atlas, aunque el Tampico lo pague… Pero la historia aún tiene mucho más por delante, ya lo comentaremos.

A %d blogueros les gusta esto: