Kalipatida, la primera rebelde Olímpica

#UnDiaSinNosotras

Verónica Gutiérrez Lozoya

Pese a la prohibición a las mujeres de asistir a los Juegos Olímpicos de la Antigua Grecia, los anales guardan el nombre de una mujer que desafió a las leyes olímpicas por amor de madre. #UnDiaSinNosotras

Kalipatida de Rodas, era hija de Diagoras, uno de los campeones olímpicos más famosos de la antigüedad en lucha. Su padre logró coronas en todos los Juegos panhelenicos: Olímpicos, Piticos, Istmicos y Nemeos lo cual lo convirtió en perendonikes, palabra griega con que se honraba al ganador en todas las justas.

Viuda desde muy joven, Kalipatida era madre de dos hijos que heredaron la afición de su abuelo y de sus tíos Akesilaos y Doreius, quienes fueron también campeones olímpicos. Era tal la gloria de la familia, que los Diagoridas eran considerados atletas sobrenaturales.

Se cuenta que Kalipatida misma entrenó a sus dos hijos como luchadores, y cuando tuvieron edad para competir, decidió acompañarlos a Olimpia a donde entró disfrazada como entrenador.

Los jóvenes tuvieron éxito coronándose  campeones, presa de la alegría su madre corrió a abrazarlos, y ahí se descubrió su identidad.

El Senado Olímpico, órgano encargado de resolver los problemas que se presentaban en las justas, libró a Kalipatida de la muerte al considerar como pruebas de descargo que era hija, hermana y madre de campeones olímpicos.

Su aventura en Olimpia tuvo una consecuencia permanente, a partir de los siguientes Juegos, los entrenadores debían estar desnudos durante las competencias.

A %d blogueros les gusta esto: