José José, el primer trovador homenajeado en Bellas Artes

A diferencia de Frida Kahlo, Juan Gabriel y recientemente el maestro Miguel Leon-Portilla, José José no fue creador de nada y sin embargo, el público en Bellas Artes y todo México lo aclama.

El jovencito de la colonia Clavería no compuso ni una copla, no dejó un libro, ni una pintura. Fue un simple trovador que prestó su voz a la inspiración de otros, pero cuyas interpretaciones se quedaron plasmadas en el sentimiento de millones de hombres y mujeres, más firmemente que cualquier pintura o mural.

Si es cierto que hay libros que cambian la vida, hay canciones de José José que transformaron la de muchos con un noviazgo, un matrimonio, una ruptura o acaso una celebración.

Sin ser tenor, con una dicción perfecta y un sentimiento arrollador, este hombre delgado, moreno, de gesto poco atractivo era un encantador de audiencias con su voz, el único instrumento que desarrolló el ser humano para ocupar el primer lugar de la creación.

Esa voz hoy a reúne a miles de personas en Bellas Artes, en el Zócalo y en su humilde Colonia, que llora una tumba inexistente , dividida en dos países por rencores familiares, con un legado intangible sin cuadros, libros u obras plásticas firmadas por su autor, pero que el mundo nunca olvidará: la voz de José José, el príncipe de la Canción.ç

#JoseJoseEsDeMexico

A %d blogueros les gusta esto: