Joaquín Palma: es él, no su discapacidad, quien decide su forma de vida (I)


Noviembre 4 de 1998.
Nombre: Joaquín Isaac Palma Piñeiro.
Edad: 24 años.
Causa: accidente automovilístico.
Diagnóstico: fractura de columna vertebral a nivel de T7, T8 y T9.
Pronóstico: pérdida de capacidad motriz en extremidades inferiores o, lo que es lo mismo: no volver a caminar…

Jueves 17, 2018.
Nombre: Joaquín Isaac Palma Piñeiro.
Lugar: canchas de la Academia Open Tenis.
Edad: 44 años.
Evento: entrenamiento del campeón Nacional de Dobles en tenis de cancha.

El expediente en el hospital donde atendieron al joven estudiante de Derecho y prometedor jugador de futbol soccer era para esperar lo peor. Pero no. Hombre de carácter al fin, Joaquín decidió ser él, no su discapacidad, quien defina su futuro.
Han pasado 19 años de su fatal accidente. Es jueves. Dos treinta de la tarde. El sol, inclemente. Joaquín Isaac llega manejando su camioneta. Baja su silla de ruedas, desciende y acomoda la maleta donde porta sus raquetas. No necesita ayuda.
Lo espera uno de los instructores de la Open Tenis, academia que se ubica dentro del Parque Espejo de los Lirios. Joaquín ya conduce su silla de ruedas adaptada para la vital práctica deportiva.

Asistido por el instructor Francisco David García Montelongo, Joaquín da inicio a su entrenamiento. Nos cuenta que “he tenido espasmos en las piernas” y que busca en el deporte “recuperar la tranquilidad en mis piernas”.
Y empieza la exhibición de técnica; con asombroso control, contesta una a una las bolas. Se desplaza en su silla de un lado a otro y con sus largos brazos alcanza las verdes bolas, por muy alejadas que parezcan.
Sin pensarlo, da giros de 90 grados, de 180 grados… ¡de casi 360 grados! La cosa es contestar con técnica depurada los lanzamientos que el exigente Francisco lanza en el rectángulo verde bandera.
En ese decidir él mismo su forma de vida, Joaquín hace del presente su futuro. Maneja, trabaja (en el Instituto Municipal del Deporte de Cuautitlán Izcalli). Es miembro de los Diablos, club perteneciente a la Asociación Sobre Silla de Ruedas del Estado de México; con ellos es seleccionado estatal de segunda fuerza en básquet.
Haciendo pareja con Raúl Ortega, dos meses atrás se coronó campeón en Dobles en el Campeonato Nacional Sobre Silla de Ruedas, en Querétaro; es su cuarto título en Dobles en tenis de cancha, disciplina en la que espera ganar un boleto para los Juegos Parapanamericanos que el año próximo se efectuarán en Perú.

“Dos veces me he quedado cerca de asistir. Espero que este año se me haga”, confiesa con un optimismo respaldado por la disciplina en el entrenamiento.
Tiene un plan B, por si acaso algo sale mal en el tenis. Ha descubierto sus habilidades en el tiro deportivo.
“En 15 días será el preselectivo para un torneo en Estados Unidos, para ver si ganamos el boleto a Perú 2019. La marca son 615 puntos y estamos casi en 600, ya me falta poco para dar la marca, para calificar a Parapanamericanos”, nos dice desde la cachucha de sudadera que usa para protegerse del solazo. (Primera parte)

A %d blogueros les gusta esto: