Hombre al agua: El “mexican way of life” que sueña Derbez

Sin alcanzar la plenitud de “No se admiten devoluciones”, ni lograr la hilaridad de “Latin Lover”, “Hombre al Agua”, la nueva producción de Eugenio Derbez, navega entre lugares comunes y chistes que no terminan por arribar al puerto de la diversión, como las anteriores.

Dirigida por Ron Greenberg, el guión parece más dirigido a público estadounidense usando personajes arquetípicos como la madre rubia clase mediera estadounidense; los latinos micro empesarios dueños de pizeria; sin faltar los cocineros y albañiles mexicanos, éstos últimos quizás los que sacan los momentos más simpáticos de la trama con Omar Chaparro, Adrián Uribe y Jesús Ochoa.

Sin embargo, la historia de un millonario amnésico que tiene que trabajar de albañil en Estados Unidos no tiene la fuerza narrativa que lograron recientemente películas, con tramas similares, como “Nosotros los Nobles” (2013) y mucho antes “Lástima de Ropa” (1962), donde Mauricio Garcés juega la misma anécdota pero en México, con un millonario que tiene que trabajar con albañiles y vivir en vecindades.

Derbez se alejó del humor respecto a la familia disfuncional, que lo catapultó al éxito con la “Familia Peluche”, y ahora enaltece a figuras como la de padre modelo en el mundo actual del que tanto abusan las series de TV estadounidenses, las cuales insisten en vendernos que la Unión Americana es el paraíso para los latinos. ¡Ajá!

En esta, Derbez nos quedó a deber.

 

A %d blogueros les gusta esto: