Historia de éxito: Joaquín Palma tomó el destino en sus BRAZOS (final)

En la primera entrega de la entrevista que Joaquín Palma concedió a HOY EN LA NOTICIA repasamos el accidente automovilístico que sufrió en 1998 y sus terribles consecuencias, con la columna desecha y el pronóstico de que no volvería a caminar.
En ese entonces, Palma Piñeiro tenía 24 años y era parte del equipo de futbol de su universidad, después de que jugó en uno de segunda división, además de que había practicado muchos otros deportes.
Como traía el deporte en la sangre, tenía que volver a él. Ahora con más razón, ya que, al perder la motricidad en sus extremidades inferiores, las manos se convirtieron en sus piernas y, por lo tanto, debía cuidar el peso. “No puedo tener sobrepeso, porque mis brazos son mis piernas”, explica.

De tal forma que tomó el destino en sus brazos y, cinco años después del percance, Joaquín y su silla llegaron al Centro Paralímpico Mexicano, donde pasó “por casi todos los deportes”.

Hoy, a 19 años de distancia de la fatalidad, Joaquín hace de su tragedia una comedia. Bromea con su discapacidad, como lo hacen la mayoría de quienes la han superado y han aprendido a VIVIR -así, con mayúsculas- con su discapacidad. Hace bromas negras, como aquella de que “hasta yo tiro esa puerta de una patada”, en referencia a la facilidad para meterse a robar a un sitio.
“Tengo una vida normal. Sólo (hubo) dos o tres años que no podía… me sentaba y me desmayaba. Me convulsionaba derivado del golpe, de la fractura que tengo en columna. (Pero) pude salir, pude hacer mi vida normal”.

Es seleccionado estatal de básquetbol sobre silla de ruedas con los Diablos, club deportivo que aglutina a mexiquenses con alguna discapacidad. Platica que el tenis es el deporte que más le gusta y que con la práctica del básquetbol busca mantener la fuerza de sus brazos-piernas.
Es tenista de cancha con un alto nivel técnico y capacidad física y recientemente practica el tiro deportivo. En alguna de estas dos disciplinas están cifradas sus esperanzas para asistir el próximo año a los Juegos Parapanamericanos que se celebrarán en Perú.

Por cierto que si a usted que nos está leyendo le interesa patrocinarlo, lo encuentra en Facebook como @Izak Piñeiro.

Y sin ser instructor profesional, imparte sus conocimientos a niños, jóvenes o adultos. Recomienda hacer deporte a todos, “no sólo a las personas con discapacidad, sino también a los convencionales. A mí me ha ayudado para la salud más que nada, despejarte de los problemas y tanta cosa que vemos últimamente. Me he mantenido físicamente bien”.
Ha colaborado en la formación de dos izcallenses que han destacado en el deporte adaptado. Una es Claudia Villalba. “Es seleccionada nacional en Tenis de Mesa. Con ella estuve practicando y ahora es seleccionada, con ella empecé y ya llegó bastante lejos”, dice.
También tuvo que ver en la carrera deportiva del medallista paralímpico Jesús Hernández. “Lo invité a que practicara deporte. Pasó por varias disciplinas hasta que encontró la suya, que es natación”.

Dentro de sus posibilidades de horario, también colabora a que “chicos con discapacidad intelectual tengan movilidad y que aprendan a jugar básquetbol, voleibol… lo que podamos hacer”.
Para despedirse, el hombre hoy de 44 años, hace una invitación a las personas con discapacidad:
“Que se acerquen a cualquier escuela de deporte adaptado. Aquí en Cuautitlán Izcalli tenemos una que fundó Antonio Medina, que ya falleció, a cualquier escuela de deporte adaptado porque eso les ayuda tanto física como emocionalmente y en la salud”.
Esta es la historia de Joaquín Palma, el campeón Nacional de dobles en tenis de cancha sobre silla de ruedas que, literalmente, ABRAZA el éxito

Salir de la versión móvil