Hasta que la boda nos separe: la cursi, los nacos y los VIP

Catálogo de nuestra idiosincrasia clasista, donde podemos encontrar a la familia de la novia rica y cursi o a la pobre y naca del novio, así como a «los famosos» o Very Important People, a los que tanto solemos rendir culto social, la comedia «Hasta que la Boda nos separe» reúne a los tres grupos en una película, al estilo de un chiste mexicano: en un casamiento se encuentran los popis, los chairos y los famosos.
La película, dirigida por Santiago Limón, se basa en una idéntica comedia rusa del 2013 llamada Gorko! -lo que podría explicar el sinnúmero de apellidos europeos en los créditos-, nos muestra qué pasaría si esas tres clases se juntan en un evento tan íntimo y familiar como suele ser una boda mexicana.
Con la actuación especial de Adal Ramones, en el papel de él mismo, sin otros actores populares aunque sí conocidos, la cinta arranca varias carcajadas cuando los espectadores nos reflejamos -y recordamos- el lugar común de estas celebraciones: el tío borracho, el político invitado, el discurso patriarcal, los amigos desmadrosos, la tía de cascos ligeros y, por supuesto, ¡la resaca moral de estos excesos!.
Condenada a ser exhibida en pocas salas, merece ser vista como una comedia de lo absurdo, que en México puede ser lo cotidiano.

 

http://www.cinepolis.com

A %d blogueros les gusta esto: