Hace 27 años murió el más  grande, Don Arturo ‘Cuyo’ Hernández

 

 

Noviembre 20 de 1990. Ciudad Universitaria. Cubríamos la inauguración de los Juegos Centroamericanos y del Caribe para El Heraldo de México.

De pronto la noticia «corrió como pólvora» -dirían los clásicos- por la sala de prensa: murió don Arturo ‘Cuyo’ Hernández…

Hacía semanas que el mejor de los mánagers que han nacido en México se encontraba enfermo. La edad y su fragilidad ante los climas fríos, lo tenían postrado en cama.

Ya no iba al gimnasio «Lupita», allá por el rumbo de Tacubaya. Enrique -su hijo- se las arreglaba en la sala de prácticas, a la que asistían, en aquellos días, gigantes del ring como Carlos Zárate, Lupe Pintor, Germán Torres…

Don Arturo, incluso, no asistió a la coronación de la última y una de sus más grandes hechuras: Ricardo López Nava, quién se coronó semanas antes (octubre 10, por KOT-5 sobre Hideyuki Ojashi) en Japón.

No mintió «El Cuyo» cuando, en mis inicios como reportero de box (agosto de 1986), adelantó: ‘este muchachito va a ser campeón del mundo’. Ahí estaba Ricardo, con su muy menudita figura, cabeceando, quebrando su cintura y estirando su jab horas completas, entre las vendas que, como cerca, colocaban los entrenadores de don Arturo frente al espejo gigante.

Los más grandes del boxeo mexicano estuvieron alguna vez bajo sus instrucciones: ‘Chango’ Casanova, ‘Kid Azteca’, ‘Toluco’ López, Memo Valero… ‘Púas’ Olivares, Carlos Zárate, Alfonso Zamora, Lupe Pintor, ‘Bazooka’ Limón, Alexis Argüello (nicaragüense), Gabriel Bernal, Germán Torres y Eleoncio Mercedes, Juan Zurita, ‘El Rielero’ Ramírez, Carlos Malacara.

«El Cuyo» tuvo tino hasta en el día de su muerte: noviembre 20, día en que se conmemora la Revolución Mexicana.

Porque él fue, sin duda, un revolucionario.

Hace 27 años se adelantó don Arturo, pero no nos ha dejado del todo. Hizo escuela, tanto en la formación de boxeadores como en la creación de polémica, donde muchos se han convertido en los más patéticos imitadores del ‘Tormentoso’.

Descanse en Paz, don Arturo. #EEE

 

A %d blogueros les gusta esto: