Gran primera parte de la final: Tigres 1, Monterrey 1… 

el suspenso se mantendrá hasta el domingo
En un Volcán (Estadio Universitario de San Nicolás de los Garza) auténticamente en erupción, Tigres y Monterrey empataron a un gol en el partido de ida de la final del Torneo Apertura de la Liga Mx, con lo que el suspenso se mantendrá hasta la tarde-noche del domingo, cuando Rayados reciba en su estadio a su vecino equipo con quien se divide las preferencias regiomontanas.

Un error muy temprano del portero Nahuel Guzmán puso en desventaja al cuadro felino y provocó la natural molestia del técnico Tuca Ferreti, que tuvo así que modificar su planteamiento y lanzarse al ataque, privilegiando el control del balón, en busca de revertir.

Minuto 8. Tiro de esquina que cobra Dorlan Pabón a primer palo; la peina Nicolás Sánchez, parece regalada para Guzmán, pero de esas cosas que o no estás concentrado o ya piensas en la segunda jugada antes de tenerla en las manos y… ¡que la mete en su propio arco!

Los 40 mil aficionados que soportaban la pertinaz llovizna y un clima de dos grados, recibieron como premio un encuentro agradable entre los poderosos cuadros, líder y sublíder del torneo regular, que se encontraron en esta final histórica que enfrenta por primera vez en la historia a los dos equipos de Monterrey y a sus enconadas aficiones.

Comandados por su estrella francesa, Gignac, Tigres erró varias oportunidades antes de que el goleador argentino de Rayados, Rogelio Funes Mori, pasara de héroe a villano al cometer un penal en contra de Enner Valencia. Sin piedad, el árbitro Jorge Isaac Rojas apuntó al manchón penal.

Minuto 25. El mismo ecuatoriano se encargó del cobro. Fue magistral. Con el gigante portero mexicano Hugo González amenazando detener, Valencia cobró como nadie se lo esperaba: picadito, despacito, elevado al centro de la portería. Una exquisita y temeraria “Panenka” para el 1-1.

El juego se volvió entonces en un ida y vuelta, con Tigres proponiendo, buscando otra anotación y el equipo que dirige Antonio Mohamed apostó al contragolpe echando sus líneas atrás, soportando los embates y buscando sorprender con sus efectivos Pavón y Funes Mori.

El final sorprendió a ambos equipos con 10 jugadores. Por Tigres salió expulsado Hugo Ayala y por Rayados, Leonel Vagnioni. Ambos se perderán el definitivo partido de vuelta.

A %d blogueros les gusta esto: