Gobierno de Cuautitlán Izcalli trabaja en cuidado y restauración de la Presa de Guadalupe

La Dirección de Medio Ambiente de Cuautitlán Izcalli y la Comisión de Cuenca Presa de Guadalupe (CCPG) trabajan en conjunto acciones que permitan el cuidado y la restauración del área natural protegida del municipio oficialmente denominada “Parque Estatal Santuario del Agua y Forestal Presa de Guadalupe”, que ya fue delimitada y con una de 7 mil 054 hectáreas, 95 áreas, 19.63 centiáreas.
Joel Mariano Martínez, jefe del departamento de Inspección y Restauración de la Dirección de Medio Ambiente, adscrita a la Dirección General de Desarrollo Metropolitano, detalló que iniciarán una campaña de información respecto a su conservación, luego de que recientemente la Comisión Estatal de Parques Naturales y de la Fauna (Ceparnaf) concluyó trabajos de delimitación en la zona, lo que da mayor certeza para establecer políticas y programas integrales para su preservación.
Explicó que el año pasado fue delimitada el área natural protegida, toda vez que desde su decreto como tal, en 2004, no se había hecho trabajo en campo para tener conocimiento cercano y real sobre su superficie total -establecida en 7 mil 054 hectáreas, 95 áreas, 19.63 centiáreas- y que comprende el cuerpo de agua, sus afluentes, manantiales, zonas forestales, de pastizales y matorrales.
El funcionario municipal apuntó que la campaña de información comprende inicialmente la colocación de señalización a lo largo de la ribera, así como su difusión en medios digitales, sobre todo por las redes sociales del Ayuntamiento de Cuautitlán Izcalli, para dar a conocer las actividades prohibidas en el área protegida, entre las que se encuentran:
Nadar: porque adentro del cuerpo de agua existen corrientes y fango, y representa un gran riesgo para quienes se aventuren a meterse; pescar: navegar con lanchas de motor y manuales, o cualquier otra actividad acuática.
Además de circulación de vehículos automotores, consumo de bebidas alcohólicas y sustancias prohibidas, asentamientos irregulares, pastoreo, campismo, encendido de fogatas y quema de residuos, recolección y captura de flora y fauna, mascotas sin correa, así como tala o derribo de árboles.
“Invitamos a los lugareños y visitantes a respetar estas instrucciones para mantenerse seguros y ayudar a evitar la deforestación de la zona, el deterioro del suelo y la contaminación del cuerpo de agua y aire. La aportación de cada uno de nosotros es muy importante para seguir contando con un lugar formidable y mejorar la calidad de vida de sus habitantes”.
Recordó que la Presa de Guadalupe es compromiso de los tres órdenes de gobierno, toda vez que al ser un cuerpo de agua, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) tiene responsabilidad de su uso y aprovechamiento; y como un parque estatal, lo atiende el gobierno mexiquense a través de las secretarías General de Gobierno, del Medio Ambiente, Desarrollo Agropecuario, Desarrollo Urbano y Metropolitano, y Aguas y Obras Públicas; así como del gobierno de Cuautitlán Izcalli, respecto a su limpieza y mantenimiento.
Cabe decir que además de las instancias mencionadas, la Comisión de Cuenca Presa de Guadalupe también involucra a los municipios de Nicolás Romero, Atizapán, Jilotzingo e Isidro Fabela, así como a universidades públicas, ONG´s y ciudadanos.

A %d blogueros les gusta esto: