En gran pelea, “La Poderosa” Nery destronó a Silvia Torres

Yésica Nery Plata cumplió con su destino: conquistó el campeonato mundial minimosca de la Asociación Mundial de Boxeo, en una sensacional pelea contra la ahora excampeona Silvia Torres, que cayó con ese orgullo que distingue a los monarcas del mundo. Fue decisión dividida, pero el estado físico de cada una delataba lo que sucedió en el ring.
En un abarrotado Deportivo de los Trabajadores del Metro, en Iztacalco, Ciudad de México, Zanfer estrenó el reconocimiento a la Empresa del Año en la Ciudad de México, con un sensacional choque femenil, de mucha entrega y valentía que merece revancha.
El combate estelar se decidió por tarjetas de 97-94 para Torres, y 98-93 y 96-94para “La Poderosa”, que meses atrás fracasó cuando le disputó el campeonato del mundo a la tijuanense Kenia Enríquez.
“Muchos sentimientos encontrados, este cinturón es en memoria de mi mamá, quien se me fue hace meses y contenta por la gran pelea que dimos, siempre me sentí en control de la pelea y me gustó que el público al final de la pelea estaba conmigo apoyándome”, dijo Nery, que dejó su marca en 22 victorias a cambio de 2 derrotas, con 3 nocauts a favor.
Agregó la nueva monarca universal que con gusto pelearía por sexta ocasión con Torres.
Por su lado, “Guerrerita” Torres (19-1, 6 KO) reconoció que la pelea estuvo muy dura, reñida y que pudo ser la decisión para cualquiera de las dos.
“Fue otra pelea emocionante para el público, pero la puntuación de un juez no refleja lo que pasó en el ring; me levantaré y buscaré una sexta pelea con Yésica”, mencionó Silvia, que mostraba el rostro muy lastimado.
Con una inflamación en el ojo izquierdo de la hermana de Ana María Torres, legendaria campeona mundial que decidió subir al ring y logró inyectarle ánimo a su hermana menor.
En el clímax de la pelea, el octavo round, el réferi suspendió momentáneamente la contienda para llevar a revisión a Torres; la contienda siguió y, con ella, las emociones. La pelea se tornó más dramática, con un final de round al tú por tú, ante el griterío del público dividido ya en porras.
No menos memorable resultó el noveno, con las valientes sobre el ring regalando feroces intercambios de golpes en los que ambas recibieron castigo y en el que Torres dejó de lado su ojo lastimado , defendiendo su campeonato del mundo.
Para el décimo y último episodio no se guardaron nada y cerraron la pelea paradas lanzado golpes con el público de pie aplaudiendo a Torres y Nery.

A %d blogueros les gusta esto: