Embiste Del Toro con 4 Óscares

‘La forma del agua’ de Guillermo del Toro fue la gran estrella de la 90 ceremonia de los Oscar. El director tapatío hizo historia al convertirse en el tercer mexicano en obtener la estatuilla en la categoría de Mejor Director y el segundo que lo logra en Mejor película.

En total, la fábula amorosa y oda de amor al cine, se llevó cuatro premios entre las que también están Mejor diseño de producción y Mejor música original, imponiéndose así a Tres anuncios por un crimen y Dunkerque.

“Hace pocas semanas, Steven Spielberg me dijo que, si finalmente subía al podio con este premio, debía recordar que soy parte de nuestro legado, nuestro mundo de cineastas, y que esté orgulloso por ello. Estoy muy orgulloso y quiero dedicar esto a todos los jóvenes cineastas y a todos los jóvenes que nos están enseñando cómo se hacen de verdad las cosas en todos los países”

La gran racha de premios para Del Toro comenzó con el Léon de Oro en La Mostra de Venecia, luego los Globos de Oro; los BAFTA, el premio del Sindicato de Productores; del Sindicato de Directores; el de la crítica…. y finalmente los Oscar, demostrando que el talento mexicano ha conquistado uno de los terrenos más difíciles en el panorama cinematográfico: Hollywood.

“Soy un inmigrante, como Alfonso, como Alejandro, como mis compadres y como muchos de ustedes”, señaló Del Toro cuando recibió el galardón a Mejor director, premio que en 2015 recogió por Birdman, Alejandro González Iñárritu y que repitió al año siguiente por El renacido, pero el primero en llevarse el premio fue Alfonso Cuarón, en 2014, por Gravity. Tres cineastas y amigos que rompieron el tabú que decía que desde México no se podía hacer cine de género, como películas de acción, terror o comedia.

Ahora Del Toro cierra el círculo y completa un lustro brillante para los cineastas mexicanos, con cuatro victorias de cinco posibles en la categoría de Mejor dirección, sin olvidar el Oscar especial de Iñárritu por su proyecto de realidad virtual Sangre y arena.

Aunque sin potentes discursos que pasen a la historia, la 90 edición de los Oscar tuvo un programa previsible y cedió su foco de atención a las mujeres, después de que movimientos como Me Too (Yo también) o Time’s Up hayan gritado contra el machismo y reclamado la igualdad.

Frances McDormand, Oscar a la Mejor actriz por Tres anuncios por un crimen, dejó uno de los momentos más emocionantes de la noche al pedir a todas las mujeres nominadas que se pusieran en pie.

“Todas tenemos historias qué contar y proyectos que necesitan financiación. Pero no nos hablen (de eso) en las fiestas de esta noche. Invítennos a sus oficinas en un par de días o pueden venir a las nuestras, lo que prefieran”, señaló en el discurso más ovacionado de la velada.

Una ceremonia que en el fondo pasará a la historia por ser una de las más incluyentes, diversas y arriesgadas.

Eiza González, Eugenio Derbéz, Salma Hayek, Rita Moreno y Gael García fueron algunos de los connacionales que asistieron a la ceremonia de ayer y que dieron de qué hablar, entre otras cosas porque su asistencia significó implícitamente que la gala pasaría a la historia de los Oscar por ser una de las más incluyentes.

En el escenario se oyeron gritos de “Viva Latinoamérica” y “Viva México”, la transexual Daniela Vega, protagonista de la película chilena Una mujer fantástica, dijo que “una vez que las puertas se abren es difícil cerrarlas”.

A %d blogueros les gusta esto: