El “viral” golpe a la televisión deportiva de paga

EDGAR VALERO BERROSPE

Hasta ayer, de acuerdo a las  más recientes estadísticas, se han cancelado en Estados Unidos 878 eventos deportivos que se iban a transmitir nacionalmente, debido al Covid-19, el último de ellos, el torneo de Wimbledon, siendo sacudida de manera brutal la cadena de televisión ESPN, su emisora premium, ESPN+ y sus emisoras secundarias ESPN2 e ESPN3.con 341 eventos de esa lista que incluye de todo, beisbol, basquetbol, tenis, futbol soccer, gimnasia, atletismo, automovilismo y lo que a usted se le pueda ocurrir.

La cadena Sports Network de NBC suma 107 eventos cancelados y así la lista que incluye a Fox, CBS, TBS, NBC, Tennis Channel, Golf Channel, etcetera, etcetera… Y no sólo hablamos de horas y horas de transmisión que no pueden ser reemplazados por nada, por más historias que se quieran contar, repeticiones de momentos memorables, entrevistas y perfiles biográficos de los que en mi caso me está tocando reciclar para algunas cadenas de televisión en Estados Unidos, sino de miles de millones de dólares en comercialización que le van a pegar durísimo a la industria de la televisión.

Por más que nos encontramos en pleno proceso de transición a la era digital, con abrumadoras estadísticas de que hoy en día la gente ya no quiere contratar el famoso “triple play” que era televisión, teléfono e internet, sino, simplemente internet de alta velocidad, las grandes cadenas continúan recibiendo la mayor parte de sus ingresos vía la televisión abierta o de paga, vía cable como ESPN (en particular, su única ruta de salida pues no tiene frecuencias abiertas de DTV), Fox Sports, Turner Broadcasting System, NBCSN, y por supuesto las llamadas “networks”, CBS, NBC, ABC, PBS y FOX.

Sólo que nadie nos esperábamos vivir una situación como la que nos está tocando y estos poderosos consorcios más que perder, van a dejar de recibir un flujo de miles de millones de dólares de patrocinios no ejercidos o de plano cancelados, que provocará, sin duda, que venga una avalancha de despidos en los medios electrónicos como ha sucedido ya en los impresos.

Muchas empresas, en particular en Estados Unidos, contratan al personal para que trabajen un “x” número de horas al año, y esas horas por contrato no se pueden ni ampliar, ni rebajar. Es decir, esos colegas tienen garantizado su ingreso aunque les toque narrar series mundiales de los 80´s, Supertazones los 90´s o Mundiales de los 2000´s… Siempre y cuando haya para pagarles. De lo contrario la nómina empezará a reducirse.

Otra interesante encuesta ha revelado que los mayores presupuestos de marketing en el mundo, proyectados para cuando se logre superar el Covid-19, van a ir a parar a eventos como la NFL, el Golf y las Ligas Mayores y en menor cantidad al futbol. Lo mismo se refleja en las inversiones en medios digitales, pero hay muchos empresarios a los que le urge regresar o de plano no les importa la pandemia.

Ayer mismo, como comenté en mi programa de radio en Aire Libre 105.3FM (La radio de la Ciudad de México), la UFC planea llevar a cabo un evento en una reservación india en California dentro de un par de semanas, para saltarse las leyes estatales que prohíben los eventos masivos, pero como las comunidades indias son autónomas, puede hacer dentro de su territorio, literalmente los que les venga en gana. El evento en cuestión es la UFC 249 que irá en pago-por-evento en ESPN+, que, claro, es oro molido para la mayor cadena de transmisión de eventos deportivos en el mundo.

Más aún, la UFC, según su presidente Dana White, planea alquilar una isla privada para concentrar a sus peleadores y hacer más eventos en un “ambiente controlado”, lo cual a todas luces es una locura.

Ya la WWE hizo una función a puerta cerrada que fue un éxito cibernético como el más interactuado en redes sociales en la historia y este fin de semana la liga de beisbol de Taiwan iniciará actividades a puerta cerrada, con el simpático recurso de que el equipo de los Monkies de Rakuten, tendrán a unos 500 “roboFans” (robots que actuarán como si fueran fanáticos), para apoyarlos en sus tribunas tratando de reemplazar el ambiente generado por el público.

Así que la mezcla de circunstancias presionará seguramente para que continúe el implacable crecimiento del streaming de eventos como sucede con DAZN, ESPN+, HBO Go, Disney Plus y por supuesto Netflix y Amazon Prime como proveedores de diferentes tipos de contenidos. Y aunque el pasado fin de semanas ya tuvimos toneladas de transmisiones de eSPorts en muchos de los canales que he mencionado, la realidad, cruda y dura es que los patrocinadores no pagarán jamás las mismas cifras por el deporte en vivo que por juegos de televisión, por más que haya estrellas deslumbrantes manejando el control remoto.

Ah, y por cierto, si Santi Jiménez va a manejar uno de los controles del Cruz Azul en la eLiga MX, también les va a dar una paliza a sus contrapartes como Gio, que le lleva, digamos 14 años de edad, así de entrada.

A %d blogueros les gusta esto: