El hombre contra el hombre… El hombre contra la naturaleza…


EDGAR VALERO BERROSPE
Hace 105 años, en 1915, el Barón Pierre de Coubertin declaró a la AP, la prensa asociada (que ya existía), que los VI Juegos Olímpicos de la era moderna, previstos para llevarse a cabo en Berlín en 1916, no se realizarían por la desesperanza de que la guerra en Europa se había expandido de tal manera que no se podía divisar el final del conflicto…
Berlín se había preparado para dar “la bienvenida al mundo” en 1916 y había iniciado en 1912 la construcción de un nuevo estadio, el Dutsches Stadion con capacidad para 18 mil aficionados, aunque las crónicas de aquellos tiempos indican que más de 60 mil estuvieron presentes el día de la inauguración en 1913…
Durante la sesión del Comité Olímpico Internacional  celebrada ebn Estocolmo el 4 de julio de 1912, Berlín fue seleccionada ciudad sede, superando a ciudades como Amsterdam, Bruselas, Cleveland y Alejandría. Lamentablemente las tensiones internacionales en Europa, en particular entre Alemania y el Imperio Austro-Hungaro por un lado, y el Reino Unido, Francia y Rusia del otro, terminarían por explotar y desatar la Guerra el 28 de junio de 1914, cuando el archiduque Francisco Fernando de Austria fue asesinado en Serbia. En un principio se creyó que la declaratoria de guerra entre los dos grupos de aliados sería algo temporal.
Sin embargo, al llegar la primavera de 1915, el Barón de Coubertin decidió suspender esa sexta edición de los Juegos que habían comenzado en 1896, por lo que fueron reanudados hasta 1920 cuando la ciudad belga de Amberes los organizó. Alemania como perdedor de la guerra, enfrentando una terrible crisis económica no pudo participar y sería hasta 1936 cuando ya, bajo el régimen de Adolf Hitler, fue la anfitriona de los Juegos.
En la historia del movimiento olímpico, salvo esa ocasión y durante la Segunda Guerra Mundial cuando fueron suspendidos los Juegos de Tokio (Helsinki) 1940 y Londres 1944, la justa deportiva más importante del mundo no pudo realizarse. 
En un principio los XII Juegos se iban a realizar en Tokio en 1940, ciudad que fue elegida por unanimidad en el congreso del COI el 31 de Julio de 1936 en Berlín, pero el conflicto bélico desatado entre el Imperio Japonés y el Chino el 7 de Julio de 1937, provocó que le fuera retirada la sede a los primeros. Helsinki, en Finlandia fue elegida como remplazo, pero el estallido de la Segunda Guerra Mundial el 1 de septiembre de 1939 cuando Alemania invadió Polonia y Francia le declaró la guerra a Hitler, provocó la cancelación definitiva de la justa atlética.
Como ya sabemos, Helsinki organizó los Juegos de 1952 y Tokio los de 1964. Pero la edición número XIII que le había sido otorgada a Londres para celebrarla en 1944 tampoco se llevó a cabo. De hecho en la relación númerica del Comité Olímpico Internacional aparece con el número XIII la edición cancelada, por lo que cuatro años después en 1948, cuando finalmente, tras la finalización de la Guerra que costó la vida al 2.5% de la población mundial, pudieron reanudarse las actividades olímpicas, la capital inglesa recibió a la edición XIV.
El mundo en aquellos días, esperaba que los conflictos no acabaran con el esfuerzo que como presidente hizo Pierre de Coubertin, quien se mantuvo al frente del movimiento hasta 1925 y más tarde hizo un fugaz regreso para presenciar en Berlín la edición de 1936, pero falleció de un infarto en 1937 esperando que Tokio pudiera albergar los Juegos, por vez primera una nación oriental, y luego regresaran a Europa tras la proclamación apoteósica de Londres venciendo a ciudades candidatas como Detroit, Atenas, Montreal, Budapest y Roma.
Esas tres ediciones canceladas de los Juegos Olímpicos fueron por la lucha del hombre contra el hombre. Sólo la guerra pudo interponerse, como pudo haber sucedido con la política que condenó a que las ediciones de 1980 en Moscú y 1984 en Los Angeles, como producto de la Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética sufrieran sendos boicots.
Como apunto líneas arriba Tokio logró finalmente organizar los Juegos de 1964, 24 años después de haber perdido esa posibilidad por la guerra contra China, pero de una forma u otra, aún con el conflicto del escándalo financiero del COI en 2002, los Juegos Olímpicos han seguido su marcha… 
Y es en este 2020, que, a diferencia de lo ocurrido un siglo atrás en la lucha de hombres contra hombres, ahora todo el mundo, todos los hombres de todos los países, juntos colaboran para frenar a ese enemigo silencioso que es el coronavirus. A sólo 126 días de la próxima cita, el mundo en pleno coopera tratando de entender la “misión” del COI de mantener vivos los Juegos programados para iniciar el 24 de julio. El deporte aún no ha visto apagarse la llama de esperanza de que el embate de la naturaleza pueda ser frenado, de alguna forma…
ResponderResponder a todosReenviar
A %d blogueros les gusta esto: