“Contagiados anónimos” en la nueva realidad…

EDGAR VALERO BERROSPE

Faltan 45 días. O al menos eso es lo que se supone después de que “alguien” filtrara el asunto de que el próximo torneo del futbol mexicano iniciará el 17 de Julio. O por ahí… Y será seguramente sin público, ajustándonos a la mentada nueva realidad. Aunque es obvio que el futbol de nuestro país siempre ha tenido su propia realidad, nueva, usada, vieja o la misma, y siempre, siempre, se maneja diferente a todo lo demás.

La nueva realidad del futbol mexicano es que hay dos grupos de poder, en choque ahora sí, “ los de antes” y los “nuevos ricos” que ya proponen, exigen, toman decisiones, critican, atacan y casi casi hacen lo que les viene en gana, saludos cordiales a Alejandro Irarragorri y Jesús Martínez.

Habrá un equipo en Mazatlán (bueno, perdimos los atardeceres con marimba de Veracruz, pero ahora tendremos los atardeceres de la Perla del Pacífico a donde se fue a refugiar el equipo de Tv Azteca que durante muchos años fue Morelia, Monarcas o como sea, y que se fue dejando un mar de lágrimas entre los aficionados michoacanos, pero que la verdad, ya no daba para más.

Y así, de sopetón, no había acabado el luto por haber cancelado al pandémico Clausura 2020, cuando se dejó saber, “que por así convenir a sus intereses” (los de los nuevos ricos, ya más influyentes en algunas cosas que “los de siempre”), el Apertura 2020 iniciará el próximo mes, en algo que a los que aún nos funciona el “disco duro”, no nos acaba de convencer.

Que si los derechos de televisión, que si la renovación de los contratos, que si esto o que lo otro (salud), y si que se hubiera entendido a ciencia cierta la razón por la cual se canceló el torneo del que ya se habían disputado diez jornadas, se decide iniciar con premura el nuevo torneo.

La lógica no me funciona tratando de entender por qué cancelar en vez de reanudar y porque iniciar cuando nadie sabe si para el 17 de julio el semáforo (el de Gatell), ya va a estar siquiera en amarillito, ya no diga usted en verde. Sin aficionados, con los problemas de logística que exige la “nueva realidad” y con el surgimiento de la organización “contagiados anónimos”, pues no se sabe quienes son los que contrajeron el virus del COVID-19, pero que así como se infectaron, en menos de una semana ya están “descontagiados”, pero que no sabe quienes son pues no se han revelado sus nombres, tendremos un futbol diferente, con algunas salidas y con algunos cambios.

Eso sí, cuando empiece el torneo, si no vemos a alguien en particular en la cancha, ya tendremos un “norte” de quienes fueron aquellos a los que no respetó la pandemia y cuya identidad se protegió como secreto de estado.

Al final del día, lo único que me alegra, es que siempre he dicho que el futbol, al menos en México, es de interés nacional, y que bueno que regrese, con un torneo o con otro, pero que el atribulado pueblo mexicano tenga algo de entretenimiento para olvidar, aunque sea por un ratito, que en muchas partes del país, y con muchos contagiados y la “curva aplanada chipotuda”, el COVID-19 nos está dando una arrastrada monumental, aunque por el Centro de la Capital, tengan su propia nueva realidad… Total, tales para cuales…

A %d blogueros les gusta esto: