CONCACAF, ni como defenderse (y los votos que valen lo mismo…)

EDGAR VALERO BERROSPE

Lo que aconteció en la cancha del Estadio Azteca hace un par de noches es, como ha sido siempre, inadmisible. Quejarnos con la CONCACAF no va a producir ningún resultado, porque en este organismo integrado por 41 asociaciones nacionales, sin discriminar a nadie, vale lo mismo el voto de México o Estados Unidos, por mucho las dos más importantes, no sólo en cuanto a temas deportivos, sino económicos, que, al final de cuentas es lo que mueve al futbol, a nivel internacional, que el de cualquiera de las otras 39 restantes, es más, creo que en muchas ocasiones valen más esos votos que los de mexicanos y americanos.

La historia de este inexplicable, para algunos, complejo de inferioridad del que sufren los futbolistas de las naciones de Centroamérica y el Caribe, no debería estar relacionado con el deporte, pero ha provocado capítulos dramáticos como el de Cuauhtémoc Blanco ante Trinidad en la eliminatoria mundialista del 2002 y la lesión del chavito del América, Chucho López el miércoles pasado en el duelo ante el Olimpia.

Regresando con el tema de la Concacaf, de sus 41 asociaciones, 37 participan en las eliminatorias para el Mundial del año próximo, y de hecho ya se han disputado varios partidos desde el mes pasado, donde están participando equipos como la Isla de Montserrat, las Islas Caimán, San Vicente, Grenada, Bermudas, las Islas Turcos y Cacos, las Islas Vírgenes Británicas y Aruba entre otras.

Me llama la atención que hasta una pequeña isla llamada Anguila, un territorio británico de ultramar (así se dice) y que es la más septentrional (o se la que está más al Norte) de las Islas Sotavento en las Antillas Menores, con una superficie de 91km cuadrados y 6500 habitantes, está participando y ha jugado dos partidos, uno de ellos como local en ¡Fort Lauderdale, Florida!, en el pequeño estadio Lockhart donde fue arrollada 6-0 por República Dominicana. Anguila que figura en el sitio 209 del Ranking de la FIFA, es de hecho la última selección clasificada, debajo de Aruba 205, Turcos 206, Islas Vírgenes Americanas 207 e Islas Vírgenes Británicas 208, todas ellas, acertó, integrantes de la CONCACAF. Pero su voto vale lo mismo que el de México.

Esta pequeña isla del Caribe sufrió en la eliminatoria rumbo a Sudáfrica 2010 una devastadora derrota de 16-0 ante El Salvador y tiene entre sus seleccionados nacionales a un portero de 41 años y un defensa de 16. Y su voto vale lo mismo que el de México.

Por cierto, que algo que nos une de cierta manera con Anguila, es que su director técnico es el trinitario John Stern, ex estrella de su selección y que estuvo presente en aquel 8 de octubre del 2000 cuando su compatriota Ansil Elcock le reventó la rodilla a Cuauhtémoc Blanco. Jugó, como le mencioné en Florida su primer partido como local de esta eliminatoria, aunque su próximo duelo como local, ante Panamá, si lo hará en la población de The Valley, en el Ronald Webster Park, un estadio de cricket con capacidad para 4000 personas, aunque el total de los habitantes de esa ciudad es de 830. Y su voto vale lo mismo que el de México.

Este humilde representativo nacional ha jugado, desde que fue admitido como miembro con plenos derechos por la Concacaf y la FIFA en 1991, 60 partidos oficiales con récord de 6 victorias (tres de ellas sobre su “cliente”, las Islas Vírgenes Británicas), 5 empates y 49 derrotas con 40 goles a favor y 255 en contra. Y su voto vale lo mismo que el de México.

Y si quitáramos a los “gigantes” de la Concacaf, México, Estados Unidos, El Salvador, Jamaica, Honduras, Trinidad, Costa Rica, Canadá, Panamá y alguno otro que se nos escape, las otras 32 naciones y sus respectivas asociaciones que integran a esta Confederación, pueden hacer prácticamente lo que quieran, aunque su población total, o su población deportiva o su población de futbolistas, no supere a los habitantes que tiene la Colonia Del Valle en CDMX, o la de Los Angeles, New York, Houston o Miami en Estados Unidos. Y sí, sus votos valen lo mismo que cualquiera de las otras asociaciones que le menciono…

Las múltiples irregularidades van al extremo que hay miembros asociados, que no están registrados ante la FIFA, como la pequeña Isla de Bonaire, que formaba parte de las Antillas Holandesas, y cuatro naciones que deberían competir en Sudamérica, Surinam, Guyana Francesa y Guyana que están en el subcontinente y por supuesto, Trinidad y Tobago que debería ser parte de Venezuela. Y sus votos valen lo mismo que el de México…

Pero todas estas naciones que vivieron al amparo de la Concacaf, el trinitario Jack Warner (hoy en la cárcel) y Chuck Blazer que se murió antes de pisarla, ahora lo hacen ante la complacencia de un canadiense, el presidente Victor Montagliani y un secretario general colombiano (de origen francés), olvidando lo que son realmente en el mundo del futbol, 19 de las últimas 50 en la clasificación de la FIFA, 10 de las peores 29 y, las últimas 5 en el ranking del organismo. Y sí, sus votos valen lo mismo que el de México, aunque usted no lo crea…

A %d blogueros les gusta esto: