Aguirre y los “cangrejos de control remoto”…

EDGAR VALERO BERROSPE

Y ahí estaba… Cuarenta y ocho horas después de haber empezado a trabajar con el modesto equipo del Leganés de la Luga Española, Javier Aguirre volvió a saltar a la escena y lo hizo como es él, directo, franco, divertido, ocurrente, aunque esta vez también dejó en claro que la parte seria de su trabajo no la va a cambiar nada, ni siquiera los malintencionados y morbosos comentarios de las decenas de “colegas” españoles trabajando para medios mexicanos que invadieron el auditorio del equipo.

Javier Aguirre está de regreso en La Liga, y como hace 17 años después de la Copa Mundial de Corea-Japón, llega a un equipo modesto, que en este caso, luego de la cuarta parte del torneo, (casi), sólo ha sumado tres puntos en las doce salidas que ha tenido.

Pero no creo que haya estado ocupado Javier cuando le cuestionaron porque tomar a un equipo en inminente riesgo de descenso, y con el desenfado que le caracteriza, el “Vasco” dijo que lo hacía porque la directiva le había hablado claro, a los ojos, sin tapujos, sin mentiras. Así como es él. Ni siquiera perdió el buen humor cuando lo cuestionaron sobre la “inminente posibilidad de que tenga que renunciar por una suspensión o sentencia legal” por el tristemente célebre caso del encuentro donde el Zaragoza pudo haber participado en el “arreglo” de un resultado.

Estoy seguro que mis colegas, deseosos de tener la nota, “instruyeron” a los reporteros del “Diario x de México”, de la cadena de televisión “x de México”, de la estación de radio “x de México”, aunque lo hagan como corresponsales que poco o nada aportan en realidad a esos medios, que “buscaran la nota”. ¡Vamos!… Javier ha estado ahí siempre, es un tipo que siempre contesta el teléfono, que no le da la vuelta a nada, entonces, tratar de incomodarlo cuando la nota es que regresa a dirigir en España, me parece un absurdo y bajo recurso para tratar de “vender más”.

Hace varios años, cuando Javier dejó la Selección de Japón porque a los directivos de la Federación de ese país les “salieron ronchas” ante la forma en que se trató de reavivar el proceso del famoso encuentro, Aguirre contestó, TODAS las preguntas, a TODOS los medios, en TODOS los lugares, NUNCA se ha escondido y NUNCA se ha rehusado a dar una entrevista, sin importar cual sea el medio, grande o chiquito, famoso o no, importante o no… Entonces, ¡qué forma de jorobar!

Interesante es que, luego de esa dolorosa e inesperada derrota en los octavos de final de la Copa Africana de Naciones ante Sudáfrica, apenas en Junio pasado, su plumaje quedó tan limpio, que las ofertas para que siga dirigiendo, en México, en Estados Unidos, en Europa y en particular en España, equipos o selecciones nacionales, han seguido llegando, lo cual “requetecontra” avala su prestigio y deja claro que “moler por moler” al estilo mexicano, más que los colegas españoles, no tiene sentido. Seguimos siendo cangrejos como ha dicho Hugo Sánchez hasta el cansancio, y manejamos a otros cangrejos a control remoto para que hagan lo que desde acá no se puede.

Yo sigo pensando que Javier Aguirre es una gran víctima, que la balanza se haya movido hacía un lado o hacía el de “gran mentiroso”, ha sido más, según yo, por la “lujuria periodística” que porque realmente tenga las manos sucias. Puedo equivocarme, me he equivocado de hecho muchas veces, como periodista y como persona, pero me resisto a creer que me haya podido equivocar con Javier Aguirre, a quien he tenido frente a mi tantas veces, con quien he platicado seriamente mirándolo a los ojos, y aunque decidí ser periodista de profesión y no psicólogo, casi podría meter las manos al fuego por su limpieza.

Hace unos meses me abrió las puertas de casa en París, como antes lo había hecho en Zaragoza y antes en Madrid, y le puedo asegurar que sigue siendo el mismo hombre franco, coloquial a veces, directo, gran persona y a diferencia de lo que ha pasado con los “periodistas mexicanos-españoles”, yo sí celebro con gran alegria, verlo que regrese a dirigir en la Liga de las Estrellas, y aunque la misión está muy complicada, y según la estadística, ningún equipo con los números actuales del Leganés se ha salvado del descenso, yo espero y deseo que les vaya muy bien.

Tenemos tan poquitos mexicanos que triunfan fuera que no se vale comportarnos en una forma tan baja… Jorge Valdano me dijo hace algunos años que a él “nunca le sorprende la reacción de la gente en el futbol”, y que habría que darle a Aguirre el mérito de haberse comprometido con la Selección Nacional en su momento, a pesar de que sabía muy bien que la pasaría mal, pero que “le ganó su sentimiento nacionalista”, ese sentimiento que está visto, de esta lado, a nadie le importa…

A %d blogueros les gusta esto: