99 años de narraciones de boxeo en México

DANIEL ESPARZA

Sin duda el boxeo moderno seria impensable sin la transmision a través de la televisión. Sin embargo, fue la radio la primer gran aliada del deporte de los puños, desde su primera transmisión en mexico, el 2 de julio de 1921, hace 99 años. #Box #Excelsior #ElUniversal

En los años 20, la gente solía reunirse en la llamada esquina de la información, en Bucareli y Paseo de la Reforma, para estar al pendiente de dos enormes lamparas, una de color rojo y otra de color blanca.

Era la epoca dorada de Jack Dempsey, cuyas peleas por el título completo encabezaban los titulares de todos los periódicos de la ciudad.

Sin embargo, los aficionados, ansiosos de conocer el resultado de las peleas de Dempsey, se reunían frente al diario Excélsior para esperar pacientemente a que se prendiera alguna de las dos enormes lámparas.

Si la luz blanca era la que encendía, la gente podía irse tranquila al café de La Habana a imaginarse cómo había sido la victoria de Dempsey, la cual podrían conocer hasta el día siguiente en las largas crónicas que se publicaban.

Si la luz encendida era la roja, entonces habría que entender que Dempsey había sido derrotado y esperar la reseña del día siguiente para conocer con precisión los detalles de la contienda.

Pero el 2 de julio de 1921, el diario El Universal sorprendió a la audiencia colocando unos enormes altavoces, desde los cuales un improvisado locutor fue leyendo el resumen de cada round de la pelea entre Jack Dempsey contra George Carpentier, apodado románticamente la orquídea de los cuadriláteros.

Dempsey noqueó en cuatro rounds a Carpentier, en la primer pelea que reunió a mas de 80,000 aficionados en Nueva Jersey y recabó 1,800,000 dólares, por primera vez en la historia del pugilismo profesional.

Sin embargo, este éxito hizo temer a los promotores que la transmisión de las funciones podría matar para siempre el espectáculo en vivo, al permitir que el publico pudiera conocer los resultados sin tener que pagar el boleto de entrada a la arena, principal fuente de sus ingresos. Fue entonces que se negaron a permitir que la radio difundiera en directo sus funciones.

Luego de aquella experiencia, no se tienen registro de la transmisión de otras funciones en México hasta el 8 de marzo de 1944, cuando la XEQ difundió la pelea por el título mundial entre el mexicano, Juan Zurita, contra Sammy Angott, narrada por el inolvidable marqués del micrófono, Pedro “el mago” Septién.

Desde entonces el boxeo y la radio formaron un binomio que sólo habria de disolver la llegada de la Television al pugilismo en los años 60’s, aunque el box y las ondas herzianas nunca se divorciaron oficialmente.

A %d blogueros les gusta esto: